• Titeres de Segovia
  • Titeres de Segovia
  • Titeres de Segovia
  • Titeres de Segovia
  • Titeres de Segovia
  • Titeres de Segovia
  • Titeres de Segovia
  • Titeres de Segovia
  • Titeres de Segovia
  • Titeres de Segovia
Inicio»Noticias»Generales»Francisco Peralta Medalla de Oro de la ciudad de Segovia

Francisco Peralta Medalla de Oro de la ciudad de Segovia

 

 

El pleno Concede la Medalla de Oro de la Ciudad a Francisco Peralta

Claudia de Santos Borreguero

 

Lo reconocí por su silencio- afirmó Borges, ciego, en referencia a Italo Calvino.

Ese silencio que Calvino abrazaba “por convicción moral, porque lo considero un buen método para comunicar y conocer, mejor que cualquier expansión descontrolada y engañosa “.

A Francisco Peralta también era posible reconocerlo por su silencio, por la sabia humildad de su palabra que hoy- paradoja – lo define, a la vez que define la silenciosa esencia de su obra:

2016-12-05 Paco PERALTA por Diego Conte thumb medium294 440“… Ahora que ya he aprendido a apartar la hojarasca de las cosas importantes, ahora que sé mejor lo que quiero y podría hacerlo, ahora que podría acometer algo importante, necesito unas energías que ya no tengo. Tengo que renunciar a ciertas ilusiones y dejarlas aquí para que alguien pueda continuarlas…”

“…Siempre estoy sólo, con mis dudas y no tengo ninguna seguridad a estas alturas de lo que he hecho. Aún no he sido capaz de clasificarlo, sólo sé que son cosas que no las voy a volver a hacer, pero que me han valido para hacer lo que hago hoy…”.

“… Cada vez me preocupa más la frescura y a veces hago cosas demasiado complicadas y me digo: ahora vamos a volver a empezar desde el punto cero, para recuperar esa frescura que tenía, que quiero fingir, aunque no sea cierta…”

Y ahí están en silencio, en ese espacio sin tiempo que es hoy la Puerta de Santiago, el Conde Flores y la Condesita y el Vaquerito y Melisendra y Calomagno y el moro enamorado y don Roldán y don Gaiferos jugando a las tablas y Bastián y Bastiana y el Clérigo ignorante… todos, todos ellos reflejados en los ojos de Fréderik el ratón que recogía para pasar el invierno palabras y rayos de sol… Y allí palpita el eterno enigma de la Noche, esa testaruda obsesión de Paco. Allí están todos, en silencio, en el silencio fértil de Francisco Peralta.

A Francisco Peralta González quizá gritaron en silencio los títeres de la Tía Norica en el Cádiz de su infancia por los años 30 del siglo XX y desde entonces siempre siguió prendido del silente enigma de los títeres. Títeres que le dieron pasión y oficio, pasión y oficio compartidos desde el 62 con Matilde del Amo y luego con sus hijas.

Y compartidos con Segovia desde el 77 y con Hadit y Julio Michel y la Casa de los Picos por los años 80 y ya, después, con Segovia para siempre.

Francisco Peralta, como Vasili Grossman, no creía en el bien sino en la bondad. En la bondad pequeña de un hombre para con otro hombre; una bondad pequeña, sin testigos, sin grandes teorías, una bondad silenciosa.

Y es esta bondad silenciosa la que le mueve a dejar aquí, en la Muralla de Segovia 38 humildes, silentes, magníficas esquirlas de su alma titiritera; 38 espejos que sólo reflejan la bondad de quien los mira; 38 bálsamos; 38 dones.

Y- miren Vds. - es para este hombre bueno y silencioso para quien hoy- con la humildad que a él lo definía- pero también con el aplomo, la dignidad y el orgullo de quien invoca la justicia, es a este hombre digo, para quien pedimos la medalla de oro de la ciudad.

P.D. Perdóname Paco- que ya sé que no te gustan mucho estas cosas pero es que no he podido por menos… Ah! Y gracias Titirimundi por tirar del hilo ¿eh, Julio?

 

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner